Lo último de C.Pérez de Tudela

Descubre la última aventura de Daphne McGraw tras "Disparatado Asesinato en el Upper East Side".

Vuelve C.Pérez de tudela

"Extraña luna de miel", la apuesta más irreverente y provocativa del autor de la trilogía "Los Misterios de Daphne".

Un manual para tu día a día

Un libro que te cambiará la vida y te enseñará a cómo hacertela más fácil.

martes, 7 de abril de 2020

Reseña: El tiempo que nos une, Alejandro Palomas


Después de haber leído el libro de “Una madre” y de haber asistido a su presentación de la mano del propio autor, me hice el propósito de leer cuantos más libros de este autor mejor, ya que quede prendada de la historia y de su escritor. Cuando Alejandro Palomas nos habló de sus anteriores obras en la presentación, nos recomendó encarecidamente leer el título que hoy nos ocupa, ya que según comentó, es uno de sus favoritos, sobretodo porque una de sus protagonistas es la abuela Mencía y ésta tiene mucho que ver con su propia abuela. Pero lo que no nos comentó el autor es que “El tiempo que nos une” tiene una segunda parte “El cielo que nos queda”, que aunque podrían leerse independientemente, lo cierto es que es preferible leerlos en orden ya que las historias comenzadas en el primer libro tienen su continuidad en el segundo. 

Desgraciadamente yo desconocía esta particularidad, y la verdad es que en “El cielo que nos queda” no se hace mención a esta caracteristica. De todas formas no me ha causado mayor problema el haber leído el segundo antes que el primero, al contrario, me ha ayudado a comprender mucho mejor la historia, ya que tenía la visión más completa del argumento.

En “El tiempo que nos une” asistimos a la desaparición de Helena, la hija mayor de Lía, durante una tempestad en el mar, y más tarde a la enfermedad y muerte de Tristán, el pequeño de la familia, así como a los divorcios de Bea, Inés y Flavia. La abuela Mencía nos muestra en esta primera parte su cara más oscura, la que tiene relación con los hechos que hace años marcaron a sus hijas, Lía y Flavia, para siempre. En esta entrega se asentarán las bases que darán lugar a los acontecimientos de la siguiente novela.

La historia aunque compleja no me ha sorprendido, y tiene su razón de ser, ya que todo lo que iba sucediendo en la trama sabía con antelación cómo iba a desarrollarse. Esta primera parte con más toques de tristeza que la segunda, pero los sentimientos que afloran a lo largo de toda la historia y la relación entre las protagonistas son de diez. Me quito el sombrero por Alejandro Palomas, un escritor que sabe trasmitir a la perfección, conocedor como nadie del alma femenina y capaz de atrapar al lector con esa forma tan exquisita y sensible que tiene de exponer las situaciones y los sentimientos que se desatan tas ellas. Los diálogos son magníficos y el desarrollo de cada uno de sus personajes, excepcional. Aunque el de la abuela Mencía se lleva la palma, un personaje retorcido y directo a la hora de expresarse, a caballo entre el despotismo y la ternura, pero una verdadera joya.

Un libro maravilloso que no podéis dejar de leer, eso sí, a ser posible siguiendo el orden cronológico de la trama tal y como fue ideada, y si podéis leerlos seguidos, mucho mejor, porque tendréis una visión mucho más completa de la historia.   

lunes, 6 de abril de 2020

Reseña: El sueño de Frankie, Pauline Fisk


“Charis es una niña solitaria de familia humilde. Su refugio es Castle Cove, un lugar medio en ruinas en un acantilado. Allí ha construido su guarida, y hasta ha colgado un póster de Johnny Depp. Un día encuentra a Frankie, la chica más rica de la ciudad. Incomprensiblemente, se hacen amigas y juntas amueblan –a Frankie le sobran muebles— su cueva, hasta se inventan un lenguaje secreto. Todo va bien hasta que Frankie confiesa a Charis que pierde sangre; al principio, las dos están muy emocionadas, pues creen que le ha venido la regla, pero el diagnóstico es otro: Frankie tiene cáncer. A partir de allí se suceden las operaciones, los tratamientos, y los mensajes por email, pero también el distanciamiento entre las dos niñas, los problemas entre los padres de Frankie, que afrontan la enfermedad de forma diferente, etc. Charis recuerda que Frankie le contó una vez que tuvo un sueño, volar, y decide, como sea, hacerlo realidad. La novela está escrita desde el punto de vista de Charis y nos cuenta, sin dramatismos, su difícil paso de la niñez a la adolescencia. A pesar de todo, no es una novela triste, sino más bien optimista y, por encima de todo, muy humana”.

De nuevo una novela que aunque esté enfocada al público juvenil no tiene edad para ser leída, porque la vida, y los retos que ésta nos plantea, forma parte intrínseca del devenir de todo ser humano.

Es una novela que nos habla de la fuerza de la amistad, de la persecución de los sueños y de luchar por ellos, de aceptar la enfermedad y de afrontar la muerte como parte indisoluble de la vida.

Charis y Frankie, dos niñas a las puertas de la pubertad, pertenecen a dos mundos diferentes, y ni en sueños hubieran imaginado que algún día podrían ser amigas y compartir secretos e ilusiones, pera la vida en toda su inteligencia, tenía escrito en el destino de ambas que sus caminos iban a cruzarse y que su relación iba a ser una experiencia vital para ambas.

Nadie en el pueblo conoce la amistad entre las dos niñas, ni tan siquiera sus familias, ellas lo mantienen oculto para evitar que nadie pueda poner trabas a su relación, pero cuando a Frankie le diagnostican un cáncer el secreto acabará por salir a la luz y Charis acabará convirtiéndose en alguien fundamental en su enfermedad.

Charis tendrá que superar sus propios miedos para ayudar a su amiga a afrontar el suyo a la muerte, y además colaborará para que Frankie vea cumplido su sueño secreto de volar.

Una novela de lectura tranquila y tierna, en ocasiones dramática y en otras, divertida, pero sin grandes dosis de tristeza ya que el mensaje que intenta trasmitir es el del amor a la vida y a la persecución por encima de todo de los sueños.  

viernes, 3 de abril de 2020

Reseña: El salón de la embajada italiana, Elena Moreno


“El día que su fascinante tía fallece, Carmela, periodista y escritora, rememora la libertad y sofisticación que esa mujer de origen italiano, relacionada con la alta sociedad internacional, le quiso inculcar y que con el tiempo quedaron sepultadas bajo el peso de las responsabilidades familiares. Meses antes, la apacible e insatisfecha vida de Carmela se tambalea cuando Mateo, un atractivo hombre de negocios, aparece en Bilbao para hacerle un extraño encargo por el que está dispuesto a pagar cualquier precio: investigar y redactar la biografía de su padre, muerto tiempo atrás. El desconcierto asola las primeras entrevistas con Mateo, pero una serie de acontecimientos le darán fuerza para descubrir no solo los misterios que parecen rodear el encargo, sino aquellos que comienza a sentir en su corazón. A partir de ese momento, Carmela intuirá que la vida no tiene por qué construirse sobre renuncias, que la lealtad puede romperse, que la historia esconde secretos que deben ser confesados y que todas las libertades tienen un precio. Las claves para adentrarse en ese mundo las encontrará en la vida de su tía. Una intensa y potente lectura para todas aquellas personas que vislumbran el momento de reinventarse”.

Hace un tiempo leí otra de las novelas de esta autora “Donde quiera que estés”, y ya me gustó mucho su estilo literario, pero la que nos ocupa hoy, curiosamente la primera novela que escribió Elena Moreno, me ha dejado con la boca abierta. Una prosa exquisita, pura poesía a la hora de trasmitir sentimientos profundos, y algo que me ha encantado, rebosante de hermosas metáforas que te acercan sin remedio, creo que no solo a la mente de Carmela, su protagonista, sino a la de la propia escritora, porque no es posible escribir cosas tan bellas sin que sean nacidas de la propia alma.

Una historia que nos habla de oportunidades perdidas, de decisiones tomadas, que sin ser ni erradas ni acertadas, marcan el devenir de toda una vida. De amores profundos pero inadecuados y de lealtades que anulan porque ahogan las libertades. También de los valores familiares, de la sangre espesa capaz de mantener unidas a las familias a pesar de las diferencias de caracteres y de las renuncias personales que exige la maternidad y el matrimonio.

Carmen fue una mujer adelantada a su tiempo, que vivió el amor apasionado en una época donde las pasiones podían condenarte en el infierno, en una España que salía dando traspiés de una guerra civil y que intentaba equilibrarse dentro de una dictadura, pero que a pesar de desafiar los convencionalismos de la sociedad que le tocó vivir, no pudo, o no supo, dar rienda suelta a su propia libertad. La libertad de renunciar a una vida acomodada y plana para lanzarse a los brazos de la pasión del amor que la consumía. Toda una vida de renuncia que estuvo a punto de costarle la cordura.

Años más tarde, su sobrina Carmela, la más parecida a ella de todos sus sobrinos, emulará sin saberlo esa misma historia, navegando entre el deber de un matrimonio donde la rutina y la costumbre son los pilares que mantienen unida a la familia y el amor ilícito y desbordado capaz de arrasar todo lo que encuentra a su paso.

Y a medida que el paso de los años nos va llevando por la vida de sus protagonistas, la autora tiene la escusa perfecta para mostrarnos un recorrido de hechos fidedignos ocurridos a lo largo de nuestra propia historia salpimentando muy acertadamente la trama de la novela.   

Una narración repleta de sentimientos y emociones capaz de llegar al corazón de los lectores.


jueves, 2 de abril de 2020

Reseña: El rastre brillant del cargol, Gemma Lienas


“Un inquietant thriller sobre el ciberbullying. En Sam té 16 anys i síndrome d’Asperger, una forma lleugera d’autisme. És un crac dels ordinadors, però té pocs amics i li costa interactuar amb els altres en la vida normal. Un dia coneix la Martina, i el seu món es capgira. Li agrada molt però no sap com apropar-s’hi, i al poc temps descobreix que un assetjador l'està posant en  un greu perill. En Sam haurà d’esforçar-se molt en superar les seves limitacions si vol ajudar-la i desemmascarar el culpable. Una novel·la dinàmica i refrescant que et farà veure el món d’una altra manera”.

“Un inquietante thriller sobre el ciberbullying. Sam tiene 16 años y síndrome de Asperger, una forma ligera de autismo. Es un crac de los ordenadores, pero tiene pocos amigos y le cuesta interactuar con los demás en la vida cotidiana. Un día conoce a Martina y su mundo cambia. Le gusta mucho pero no sabe cómo acercarse a ella, y al poco tiempo descubre que un acosador la está poniendo en un grave peligro. Sam tendrá que esforzarse mucho para superar sus limitaciones si quiere ayudarla y desenmascarar al culpable. Una novela dinámica i refrescante que te hará ver el mundo de otra manera”.

De nuevo un libro dirigido al público juvenil, que debería ser de obligatoria lectura en las escuelas, y no solo eso, también para los adultos, ya que nos habla de un problema realmente preocupante como es el acoso a través de las redes sociales y la facilidad con que se mueven por ella los pederastas a la busca y captura de adolescentes incautos.

Sam no es un protagonista como los que estamos acostumbrados a tener en las novelas, porque Sam es un Asperger. Su razonamiento no discurre a la misma velocidad que el de los demás chicos de su edad, le cuesta descifrar las emociones de los demás, rehúye el contacto físico, no entiende de frases hechas o retóricas, tiene sus pequeñas manías y tics repetitivos cuando se pone nervioso, sin embargo su inteligencia está por encima de la media, su análisis mental es muy rápido, es capaz de ver la lógica a cosas que a los demás se nos pasarían por alto y es un crac en informática, pertenece a los “Hackers de sombrero blanco” que al contrario de los “Hackers de sombreo negro” que piratean y se aprovechas de la información que obtienen, ellos se dedican a limpiar la porquería de la red informática con la que otros la bombardean. Pero todo su mundo está a punto de ponerse de patas arriba cuando se enamora de una chica con la que se cruza siempre en la biblioteca.

Martina, una adolescente de catorce años, gimnasta y buena estudiante, con convicciones muy fuertes sobre la justicia y el respeto a los demás, pero muy ingenua con lo que se refiere a las amistades por internet. A pesar de toda la información que conoce al respecto sobre el acoso cibernético, caerá sin darse cuenta en las redes de un pederasta y se verá metida en un grave peligro del que no sabrá cómo salirse, y no solo ella, sino que a través del Facebook y de la información que posee en él de ella misma y de sus amistades, este acosador sexual la forzará a hacer cosas que jamás se hubiera imaginado hacer.

El libro escrito con un lenguaje muy actual, fresco y dinámico, nos acerca al mundo del acoso sexual en las redes sociales, al ciberbullying que se puede sufrir por parte de los propios compañeros de clase, de los comentarios mordaces y desacreditativos que quedan para siempre colgados en las redes informáticas así como de las fotos comprometidas que quedarán para siempre a merced de todo el mundo. Pero también nos habla del complicado mundo de las personas diagnosticadas como Asperger, su dificultad para adaptarse a un sociedad que en algunas ocasiones les puede ser hostil, de la incomprensión que sufren a veces hasta por personas cercanas a ellas, de los obstáculos que han de salvar diariamente para poder integrarse y relacionarse dentro de la “normalidad” del círculo que les rodea. 

Un libro que moviliza y hace tomar conciencia de muchas cosas, sobre todo en lo que se refiere a las nuevas formas de relacionarnos a través de las redes sociales y de la falta de tolerancia con las personas calificadas como “diferentes” dentro de lo que se supone la “normalidad”.       


miércoles, 1 de abril de 2020

Reseña: Dónde puedo alquilar una primavera, Silvia Laforet


“Alicia, recién divorciada y con dos niños, alquila un piso en un barrio sencillo que parece lo que realmente es: un lugar lleno de vida auténtica, de la de verdad. Confusa y agobiada, Alicia no sabe si va a ser capaz de estar tan viva como sus nuevos vecinos. Sin embargo, casi sin quererlo, una sorprendente revolución le espera entre las cajas de la mudanza.

Arturo el Anciano, Ángeles la Dispuesta, Fernando el Guapo y Rodrigo el Tímido le van a enseñar a Alicia la Triste que la felicidad es una planta que florece inesperadamente y que, si no estamos atentos, corremos el riesgo de perdernos su perfume.No importa que tengas veinte años o ciento doce, cuarenta y tantos o sesenta y tres. 

En esta novela estáis tú, y tu vecino del bajo, la del 3º A, y el chaval del 1º B. Están tu barrio y otros barrios, sucesos antiguos, de la semana pasada y también, ya lo verás, del porvenir, ese lugar que puede ser —¿por qué no?—, tan luminoso como una primavera”.

Esta es una novela de esas que tienen alma, llena de vivencias cotidianas que pueden sucedernos a todos, de las que todos estamos rodeados día a día y en la que sin remedio te puedes ver reflejado. 
Sílvia Laforet ha sabido trasmitir con sentido del humor, sensibilidad y mucha dosis de ternura las relaciones humanas que en muchas ocasiones se dan en las comunidades de vecinos, de las que tal vez hoy en día no estamos muy acostumbrados por las prisas y la individualización en la que nos vemos sometidos la mayoría nosotros, debido a la vorágine social en la que estamos inmersos, pero que creo que todos en algún momento de nuestra vida hemos tenido la suerte de disfrutar. Al menos a mí me ha hecho aflorar recuerdos de mi niñez y juventud cuando los vecinos del edificio donde vivía, y no solo eso, casi todo el barrio, éramos una comunidad donde la solidaridad y las ganas de compartir eran el pan nuestro de cada día, también es verdad que con algunas dosis de chafardeo y comadreo, pero a una cuando alguien necesitaba algo. Una pena que este sentimiento de comunidad se haya ido diluyendo en las comunidades de vecinos actuales.
La escritora nos dibuja una serie de personajes marcados por las circunstancias que a cada uno le ha tocado vivir, supervivientes  del pasado en algunas ocasiones o de un presente difícil de afrontar marcados como están por ese mismo pasado.
Alicia acaba de instalarse en el edificio con sus dos niños pequeños con un divorcio reciente a cuestas y con las heridas todavía muy tiernas de ese fracaso matrimonial. Arturo, el más antiguo de la comunidad, un anciano de noventa años, sin familia alguna, que ha vivido lo suyo (fue uno de los niños de la guerra, separado de su madre y enviado a un país extranjero para poder sobrevivir a la barbarie de una guerra civil) inválido desde hace muchos años y al que el resto de vecinos ayuda incondicionalmente repartiéndose su cuidado. Ángeles y Antonio, padres de una adolescente de dieciséis años que los trae a mal traer, él en paro desde hace un tiempo, sin posibilidades de encontrar trabajo y que día a día se hunde en el pozo de la amargura amenazando con arrastrar al resto de la familia con su caída. Ella, Ángeles, el alma y el motor de la comunidad, una mujer que se ha hecho a sí misma con un empuje sin límites, un tanto cotilla pero con un corazón de oro, y como una madre para el resto de vecinos. Fernando, el Peter Pan de la comunidad, con casi treinta años sigue comportándose como un adolescente, sin querer asumir responsabilidades y viviendo la vida tal y como se le presenta, aún más tras la muerte de su abuela, a la que adoraba y con la que vivía desde que a los dieciséis años abandonó el hogar paterno porque ya no aguantaba más el maltrato recibido por un padre, amargado de la vida y que siempre lo culpabilizó de la muerte tras el parto de su mujer. Rodrigo, soltero con cuarenta años porque dedicó su vida a cuidar de su madre enferma, una mujer déspota y manipuladora que no le demostró nunca el más mínimo cariño, pero que tras su muerte y al quedarse en el paro se siente perdido en un laberinto del que no sabe cómo salir.
Con este mapa de personajes integrados en esta pequeña comunidad la trama se va desarrollando desde la visión de cada uno de ellos, de su intercomunicación y de su ayuda mutua. Un libro que no tiene intriga ni tensión, pero que fluye armoniosamente dejándote enredado entre sus páginas y haciéndote disfrutar de principio a final.

martes, 31 de marzo de 2020

Reseña: Deseo que venga el diablo, Mary MaClane

“Montana, 1902. En la comunidad minera de Butte nadie imagina que la joven Mary está a punto de convertirse en una autora de fama mundial. En apenas un mes, la crítica se rinde ante su talento y “Deseo que venga el Diablo” se convierte en un best seller, con cien mil ejemplares vendidos.
Por todo el país aparecen clubes de escritura que imitan su estilo. Recibe ofertas de periódicos para escribir artículos en los que ella debe aparecer como el tema principal.
Ha estallado el escándalo MacLane. Deseo que venga el Diablo es una obra de adolescencia extremadamente original, moderna y sorprendente, una escritura de gran personalidad que trasciende tanto el género de los diarios íntimos femeninos como la época en la que fue publicada, y que convierte a su autora, como en una premonición, en la primera bloguera de la historia”.

Este es un libro que nos llega volando a través del tiempo para aterrizar en nuestras manos un siglo después de haber sido escrito. Un libro rompedor donde los haya en la época que fue escrito.

Es bien cierto que denominan a Mary MaClane la primera blogera de la historia, porque aunque su libro es un diario íntimo donde ella desnuda día a día su alma, no fue escrito con la intención de permanecer a la sombra oculto en un cajón, sino para dar el gran salto y ser expuesto a las miradas curiosas de todo aquel que quisiera leerlo, y lo de menos fue si esas miradas iban a comprenderla o iban a escandalizarse.

Parece mentira que unas confesiones tan rompedoras y provocativas pudieran tener la resonancia que tuvieron un siglo atrás, no olvidemos que fue escrito en 1902, en una sociedad que se escandalizaba de todo por todo, y aún más, proviniendo de una mujer y para más inri de diecinueve años. Pero su libro, sin lugar a dudas, tuvo un éxito acaparador.

Mary MaClane escribe en sus páginas con toda la rabia y la fuerza de la juventud, en esa etapa de la vida en la que uno cree que el mundo entero está en su contra, cuando se busca sin encontrar ese lugar en el mundo en el que se pueda encajar. Cuando la relación con la familia no es un vínculo que une sino que separa, porque uno no se siente amado ni comprendido. Con la frustración y la impotencia de no pertenecer ni aquí ni allá, de no poder distinguir un futuro ante sí ni un presente en el que apoyarse para impulsarse hacia delante. Con toda la rebeldía de la juventud latente en cada poro de la piel. Cuando se está inmerso en la típica fase depresiva de la adolescencia donde se está dejando atrás la infancia y se está a punto de aterrizar en la madurez.

Esta joven escritora supo volcar en su “diario abierto” sus sentimientos más profundos, plasmados con una filosofía muy personal, a la búsqueda de la fama, pero sobre todo a la búsqueda de la felicidad. Y a lo largo de esa dura y sangrante búsqueda se sintió la persona más desdichada del mundo porque nadie podía sufrir como ella. Pero por el contrario a lo que podría parecer, Mary MaClane no se sintió nunca inferior a nadie, como suele ocurrir en esta etapa tan difícil de la vida, ella siempre se sintió por encima del mundo, un genio dentro de su genialidad, la más inteligente, la más filósofa, la más sabía.

A pesar de todo lo expuesto, que es muy interesante, y de que el libro no deja de tener su importancia literaria, el libro en sí no ha conseguido atraparme entre sus páginas, tal vez porque a mí me gustan más las historia noveladas que siguen un hilo conductor y que te van sorprendiendo a la vez que vas avanzando en su lectura. Me ha cansado tanto pensamiento filosófico adolescente y tanto dar vueltas al “yo y mis circunstancias”. No obstante para los que os guste el ensayo o el leer un registro totalmente diferente a la típica novela sea del estilo que sea, este libro os va gustar mucho.

lunes, 4 de marzo de 2019

Reseña de "Un asesinato algo Embarazoso" del Blog CAMINANDO ENTRE LIBROS

Hace ya casi tres años que me inicié en la novela chic-lit y todas sus variantes. Tengo que reconocer que no es un género que me apasione, pero lo que es cierto es que resulta entretenido y puede dar lugar a muchas combinaciones interesantes. Como por ejemplo, la que hizo Carlos Pérez de Tudela al combinar la comedia con la novela de misterio. 

Si algo me había llamado la atención en Disparatado asesinato en el Upper East Side fue precisamente que fuera la pluma de un hombre la que se adentrara en el mundo femenino y su ambiente, saliendo muy bien parado. Aunque por supuesto, también me gustó la forma en que la comedia y la intriga se entrelazaban. 

Así que cuando vi la oportunidad de leer su continuación, no lo dude un segundo.  Aunque tal vez sería más adecuado llamarlo secuela. Primero, porque hay mucha gente que al ver que es una segunda parte huye despavorida, sin ni siquiera prestarle atención no vaya a ser que meta alguna spoiler. Pero es que estas historias son totalmente independientes, y aunque cronológicamente vayan seguidas, creo que podríamos leerlas en cualquier orden, o solo una de ellas. Tened en cuenta que yo leí Disparatado asesinato en febrero o marzo de 2012, así que muy buena parte de la trama la tenía un poco olvidada. Pero para casos como el mío, el autor nos hace un repaso de los hechos, por si casualmente han dado de bruces con ella sin saber que hubo una historia antes. 

Los personajes vuelven a ser los mismos, con alguna incorporación de última hora, pero manteniéndolos en la misma línea: mucho humor y mucha parodia, lleno de situaciones surrealistas que pueden hacernos soltar más de una carcajada. Para ello, solo hay que imaginarse a Daphne embarazadísima, corriendo tras la pista de un asesino en serie por todo Nueva York. 

Y aunque todos son los mismos, no creo equivocarme al decir que todos han madurado: Daphne, Josh, Billy,… hasta Ashley un poquito, pero sin cambiar un solo ápice esas entendederas que llevan a situaciones absurdas (y que por otro lado te hacen tener ganas de darle un par de collejas a ver si despierta). Pero el que más ha madurado creo que hay sido el autor. 

Y digo madurez porque se nota en la manera de escribir. Es cierto que sigue manteniendo un tono totalmente desenfadado, lleno de diálogos y con descripciones que van a lo superficial. Pero en el fondo, ya sea en la manera que ha cambiado Daphne con los años, o en como hila los acontecimientos… hay algo más. Más detenimiento en las letras de la página, menos fallos de corrección y más profundidad en todo.

Y antes utilicé el término parodia porque no encontramos muchas referencias implícitas a en casi todo lo que está escrito: autoras de chic-lit americanas o incluso presentadores de televisión nacionales. Parece casi un entretenimiento ir encontrando las analogías de lo que ha querido plasmar. Empezando por la propia parodia de la famosa novela Diez negritos, pasando por la locura de los medios de comunicación y los personajes en sí mismos. Todo ellos amplificado por las hormonas del embarazo corriendo por sus venas.  

En ese sentido he oído algunas críticas a la forma en que trata el embarazo de Daphne. Realmente yo no soy quien para opinar porque no tengo ni la más remota idea de lo que se siente (porque no tengo hijos ni he estado embarazada jamás), pero me parece totalmente plausible el comportamiento de la protagonista. De hecho, conozco algunas mujeres que tienen el instinto maternal de una cucaracha y bien podrían ser ellas las protagonistas. Vamos, que existen y puedo demostrarlo. 

Y a raíz de estos podría entrar en el tema de la documentación. Me parece absolutamente increíble como el autor podría haber sido mujer y vivido en Nueva York en otra vida. ¿Ha tenido ayuda femenina o se basa todo en una búsqueda de internet? Es posible que sus estudios de criminología le hayan ayudado a crear perfiles creíbles para sus personajes, pero aun así es envidiable esa capacidad. 

En cuanto el final, creo que el nivel de satisfacción esta directamente ligado con lo adicto que seas a la novela negra. Porque puedes verlo venir o no. Yo lo descubrí un tiempo antes, aunque tengo que reconocer que tenía varias teorías en mente. Lo que no me imaginaba es la explicación que da a los asesinatos, a pesar de que me recordó ligeramente a otro libro que no voy a mencionar para no hacer spoiler. En realidad todo está bien pensando y por tanto no se lo ha sacado de la manga a última hora, a pesar de que eso implique que puedes descubrirlo todo antes de tiempo. 

Por lo que he podido leer en la red, será una trilogía. Bueno, más que saga yo me decantaría por el término serie, ya que además tendrá algunas otras novelas paralelas. Pero si todo sigue como está previsto se mantendrá en la línea de leerlas independientemente. Yo por mi parte me lo paso muy bien con estos personajes y tengo ganas de reencontrarme con ellos, aunque tarde dos años como esta vez. Por el momento tengo en mi lista más inmediata “Extraña luna de miel”, recientemente publicada y que aun tengo que colocar temporalmente en la serie. 

En resumen: con un mayor nivel de madurez que la entrega anterior, esta novela que es mitad humor y mitad intriga, es apta para todos los públicos y no solo para el femenino. Se lee en un suspiro y realmente nos absorbe durante ese tiempo, dejándonos totalmente enganchados a sus páginas. 

sábado, 11 de junio de 2016

Los tatuajes no se borran con láser - Carlos Montero

OPINIÓN:

Antes de proceder a deciros qué me ha parecido os voy a poner un poco en contexto, ¿no os importa, verdad? Bien, pues la lectura de este libro viene precedida de la lectura de otro título del mismo autor (El Desorden que dejas), el cual me encantó e hizo que me lanzase  en plancha sobre “Los tatuajes no se borran con láser”.
Tras leer “El desorden que dejas” descubrí que Carlos Montero fue el guionista de la serie de televisión “Física o Química” y eso acabó de afianzar el flechazo que había sentido leyendo su libro. En su momento vi la serie y me gustó; y ojo, soy consciente que era la típica de adolescentes, pero también sé que fue muy transgresora en comparación a lo que se había visto en televisión hasta el momento. Supongo que eso, que Carlos Montero escriba de maravilla y que las historias de ambas novelas sean tremendamente adictivas hace que la próxima vez que me cruce con un libro de este autor ni me lo piense.
Dicho lo cual, procedo a explicaros lo que me ha parecido el libro. Pues imagino que ya os habréis dado cuenta de que lo he disfrutado y que me lo he ventilado en cuatro días. La historia empieza de la manera más simple que te puedas imaginar: Dos chicas adolescentes yendo a tatuarse. Lo que puede parecer, de algún modo, inocente, ya presenta un ambiente turbio y viciado desde el minuto uno.
Asia, la protagonista, y Nerea, su amiga (dicho sea de paso, que es un mal bicho de cuidado) van a un tatuador a que éste le dibuje el mismo tatuaje que lleva la protagonista de la serie televisiva para adolescentes “Tabula Rasa”. Hasta ahí bueno… ¿Pero sabéis dónde se hace el tatuaje? ¡Sobre el pubis! Lo peor… ¿Sabéis qué se tatúa? ¡Una pistola apuntando hacia su vagina! Y así empieza todo, con una bajada de pantalones en toda regla, una fotografía de una menor desnuda y una gran fiesta donde el alcohol y las drogas son uno más de los invitados.
Después de eso, Asia despierta en medio de una piscina y una pregunta la torturará hasta final del libro: ¿Me han violado en grupo o he sido yo la que me he dejado? Sí, señores/as. El libro trata sobre una posible violación grupal a una menor en un jacuzzi durante una fiesta de adolescentes.
Como telón de fondo tenemos la trama de la serie televisiva “Tabula Rasa” (clarísimo homenaje al mundo “Física y química” y al mismo autor); ésta nos presenta el mundo de excesos que hay tras el rodaje de una serie de éxito, cómo son los actores cuando se apagan las cámaras y los intereses que hay tras una ficción como esa. Sabiamente, Carlos Montero mezcla ambos tramas y al final la violación/o no violación de la protagonista lo salpican todo y la vida de todos.  
Y bueno, no mucho más. No quiero ponerme pesado porque la verdad es que el libro me ha gustado mucho y estaría dándole y dándole a lo que me ha parecido esto o aquello, pero también es cierto que empezaría a espoilear a distro y siniestro y no es cuestión. Antes de irme, lo único que querría saber es si lo habéis leído (este o el otro) y qué os pareció. Me encantaría debatir un poquitín en el apartado de los comentarios.

¡Feliz lectura lectoras/es!