viernes, 13 de abril de 2012

Disparatado Asesinato en el Upper East Side - CAPITULO 8


La quedada con Marion Klein se ha alargado más de lo que esperaba. Lo que en principio iba a ser un brunch se ha acabado convirtiendo en una comida y prácticamente hemos llegado a la merienda. Me he quedado fascinada con ella. Hemos conectado a la primera y realmente hemos hecho buenas migas. Sin saber como ha sacado de mí una fuerza que ni si quiera yo misma conocía y me ha dado valor suficiente para encarar mi problema con Billy.

Mientras camino hacía la parada de taxis más próxima a Le Cirque voy recapitulando lo que haré y lo que le diré a Billy. Quizás empiece diciéndole que no hay excusa que valga a lo que hizo. No, no, quizás empezar así es muy agresivo. Podría decir: “Por cierto, ¿que estabas haciendo durante el baile cuando mi padre murió en un accidente de coche?”. Demasiado a bocajarro.

No sé, quizá es mejor no pensar. Será mejor improvisar y ver como evoluciona la conversación sobre la marcha. Estoy caminando y me siento como si flotase. Eso es el alcohol que comienza a pasarme factura. Puede que debiera irme a casa y dejar para mañana la conversación con Billy. De repente recuerdo que he quedado con Ashley para animarla por lo suyo con Brian, su exnovio de fin de semana que se ha ido a Minsk.

Ya se lo que haré. Tal y como había planeado iré a darme un masaje o un baño en una cabina de flotación sensorial y así estaré completamente relajada para mi gran charla. Aprovecharé también para dormir un poco la mona porque he de reconocer que voy un poco contenta. Mientras avanzo calle arriba veo como voy haciendo eses.

Al llegar a la parada veo que no hay ningún taxi disponible y se me ocurre la brillante idea de meterme borracha en el metro. Pienso para mi misma que nadie se dará cuenta porque en el metro hay mucha gente rara.

Una vez dentro consigo sentarme en uno de los asientos y sin saber como me quedo traspuesta. Puede que unos segundos, quizás unos minutos...¡¿Llevo durmiendo 30 minutos?! Rápidamente me pongo en pié y veo que la próxima parada es “Queens Plaza” Subo pausadamente las escaleras con la esperanza de coger un taxi que me lleve directamente donde quiero ir y frente a la parada veo un centro de estética que se llama “Algo... Bodie Care” No logro ver bien el nombre, me acerco y veo la silueta de una mujer en el logotipo y definitivamente me decido a entrar:

- Buenas tardes -me contesta una mujer tras un mostrador- ¿En que puedo ayudarla?

- Pues me gustaría darme un capricho para el cuerpo -confieso distraídamente mientras miro a mí alrededor. No tiene pinta de centro de belleza.

- ¿Completo?

- ¿Que precio tiene? -pregunto desconfiadamente.

- Un completo son 100 dólares durante una hora.

- ¿Integral? -pregunto sorprendida. Me parece realmente barato masaje, flotación y tratamiento exfoliante.

- Si, claro. Completo -contesta de manera impertinente- ¿Mujer u hombre?

- Yo mujer -contesto sin entender muy bien por donde va la película.

- ¿Está borracha? -pregunta la señora sin ningún pudor- Aquí no queremos escándalos...

- ¿Yo?, para nada... Jet lag, eso es todo... acabo de llegar de un viaje de negocios desde Tokio y por eso quiero un poco de relax - ¿Me habrá creído?, no tengo pinta de venir de viaje.

- ¿Entonces quiere que se lo haga un hombre o una mujer? -pregunta con insistencia- ¿Quiere mirar el catalogo?

- No, no... Póngame a la que mejor lo haga.

Descuelga el teléfono y llama a una tal Katsumi. Me pide que la acompañe y abre una puerta corredera que hay junto al mostrador. Al abrirla una corriente caliente envuelve mi cuerpo, me muestra una especie de vestuario y me pide que guarde mis cosas en una taquilla y que me ponga una toalla.

Como puedo, pues aún me siento cargada, dejo mis pertenencias en la taquilla y me pongo la llave atada a la muñeca. Salgo tranquilamente al pasillo y veo una flecha que pone “jacuzzi”. Al llegar al borde veo que hay tres hombres que me observan de manera extraña. Instintivamente sujeto con fuerza la toalla y durante unos segundos dudo si meterme.

- Buenas tardes guapa –dice uno de ellos de una manera que me parece asquerosa.
Me siento violenta y me retiro tranquilamente. Como si hubiese olvidado algo en mi taquilla. Cuando estoy de vuelta en el pasillo me encuentro con la masajista. Educadamente me indica la sala de masajes:

- ¿Hace mucho que trabajas aquí? –pregunto intentando romper el hielo.
- Mucho –contesta con sequedad, probablemente porque no debe conocer bien mi idioma- ¡todo fuera!, ¡Bragas Fuera! –me ladra con mala educación.
- Pero… -digo con debilidad sujetando con fuerza la toalla.
- ¡Bragas fuera para masaje!
- Vale, vale…
Lentamente me revuelvo dentro de la toalla intentando quitarme la ropa interior sin quedarme desnuda. Me siento intimidada y muy incomoda, mientras estoy montando el numerito de striptease amateur me da un mareo y me caigo más allá de la camilla. Avergonzada me pongo en pie y sonrío a la masajista esperando una muestra de compasión y de repente dice:

- ¡Tiempo pasa!, Tú tumbarte venga.
Jamás había sido tratada tan mal, ¡Sobretodo pagando! Me siento tan mareada que me tumbo y me dejo hacer. Estando boca abajo me relajo y dejo que la masajista haga. Noto como comienza a masajear mi espalda con las manos, siento como comienza a deshacer los nudos de tensión que tengo en el cuello, comienza a acariciar suavemente mis omoplatos, mi columna, la parte baja de mi espalda, mis muslos…

De repente noto como posa su cuerpo sobre el mío. ¿Está desnuda?, creo que si. Puedo notar su piel caliente sobre la mía. ¿Continuo borracha dormida en el metro o realmente esto está pasando? El masaje aumenta la intensidad y comienzo a notar como golpea sus pechos contra mi espalda. ¡¿Pero que tipo de sitio es este?!

- ¡Vuelta! –grita la masajista.

Todo se comienza a nublar y un miedo irrefrenable me invade. Lentamente voy rotando hasta que llego a estar completamente boca arriba. Tengo los ojos cerrados. Estoy sudando y el corazón se me acelera. Poco a poco abro los ojos y es cuando casi sufro un infarto. Sentada sobre mi, completamente desnuda la masajista hace movimientos espasmódicos tratando de darme un masaje con su… ¡No puedo ni decirlo!
Automáticamente y casi sin pensarlo me pongo en pie. Sin darme cuenta por el espanto me he puesto en pie lanzando a la masajista al suelo. Entre la vergüenza, el miedo, la rabia y el arrepentimiento recojo mi sujetador y las bragas y salgo corriendo por el pasillo.

La masajista me persigue gritando por el pasillo y de pronto… ¡Zas! Se me cae la toalla, y los últimos metros hasta el vestuario los recorro desnuda. Con la mala suerte de que en ese momento los cerdos salidos del jacuzzi avanzan en dirección hacía donde voy. Creo que ahora si se me ha pasado el efecto de los margaritas.

Si esta historia te ha gustado y deseas leer los siguientes capítulos adquierela en amazon en versión ebook por tan solo 2,99€ o en edición papel por 12€ en este mismo blog desde el botón ubicado en el lateral. Aprovecha, toda esta siguiente semana los gastos de envio serán gratuitos.

Reacciones:

1 comentario:

  1. I've just installed iStripper, and now I enjoy having the sexiest virtual strippers on my desktop.

    ResponderEliminar