sábado, 14 de septiembre de 2013

Los treinta son los nuevo veinte; suma y sigue


Tempus fugit decía Virgilio en uno de sus versos; y qué razón tenía… El tiempo pasa volando y no nos damos cuenta. Y con él nuestra vida. Y es que Elton John ya lo decía en su canción Beautiful hace ya bastante tiempo: "La vida es lo que te sucede mientras estas ocupado haciendo otros planes". 

¿Pero qué clase de planes deben ser esos? Deben ser geniales; ya sabéis... ¿Recordáis la teoría de la relatividad? Rápidamente os la resumo: Dicha teoría dice que el tiempo es relativo pues depende de nuestra percepción. De tal modo que un minuto de dolor puede parecernos una eternidad y tres horas de placer un minuto. Así que bueno, quizás no estén tan mal que nuestras vidas pasen en un suspiro. Visto desde ese prisma resulta incluso seductor ese acelerado paso del tiempo.

Y esto me lleva a reflexionar sobre una cuestión: ¿No os parece que los treinta de hoy en día son los veinte de antes? Pensadlo, ¿cuántos treintañeros viven aún con sus padres? ¿Cuántos están ahora mismo buscando su primer trabajo? ¿Cuántos aún son vírgenes? Pensadlo detenidamente… Algo ha sucedido; definitivamente algo ha cambiado en nuestra sociedad. Algo que ha hecho que el tiempo se retrase toda una década. 

Y es que claro, no sólo los treinta son los veinte de antes. No, suma y sigue. Suma y llegarás a los cuarenta; cuarenta que ahora son los treinta de antes. 

Los cuarenta son una nueva década repleta de solteros y divorciados dispuestos a vivir juergas treintañeras afterwork o a echar millones de horas en sus puestos de trabajo por tal de alcanzar su ansiado ascenso. En los cuarenta ahora se hacen nuevas amistades, se descubren nuevos hobbies y el timón de la vida a veces bira violentamente hacia otras cosas. Tal y como sucedida antes en la crisis de los treinta; igualito.

¿Pero por qué? ¿Por qué este cambio en el paso del tiempo? ¿Es posible que seamos globalmente tan felices que todos nuestros relojes se han retrasado en bloque? Quizás… Pero no; no puede ser eso. Tiene que ser una cosa distinta. Puede que sea la crisis, ésa que lo ha retrasado todo. Ese problema pasado, presente y hoy por hoy futuro.

De un modo u otro creo que es mucho mejor para nosotros pensar que ese reloj se ha retrasado para darnos más tiempo. Creo que seremos más felices si simplemente nos centramos en vivir y en disfrutar ese nuevo tiempo robado que alguien ha decido brindarnos. Así pues, creo que seremos mucho más felices viviendo durante dos décadas los treinta.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario