lunes, 3 de noviembre de 2014

Reseña: La mirada de los Ángeles - Camilla Lackberg

“Cuando ya lo has perdido todo, puede que alguien quiera destruirte también a ti. Tras la muerte accidental de su hijo pequeño, Ebba y Mårten se trasladan a la isla de Valö para rehacer su vida. Ahí, se instalan en una granja en la que vivió la familia de Ebba hace muchos años. Pero la tragedia los sigue acechando, y un incendio, a todas luces provocado, saca a relucir la historia siniestra que pesa sobre la granja. Hace treinta años toda la familia de Ebba desapareció sin dejar rastro. Solo se salvó ella, entonces un bebé de un año, a quien encontraron sola en la casa. Desde ese momento, recibe una misteriosa felicitación el día de su cumpleaños, firmada con una simple G. Patrik abre una investigación, y Erica, siempre en busca de material narrativo, empieza a tirar del hilo de la historia de la granja por su cuenta. Un acto impulsivo de Anna, la hermana de Erica, aún afectada por la pérdida del bebé que esperaba, revelará la verdad de golpe”. 

Este es el último título de la serie de novela policíaca “Los crímenes de Fjällbacka, para ser exactos el octavo, y como siempre sus protagonistas, Erica y Patrick, nos han llevado de la mano en la resolución de un nuevo caso.

Una de las ventajas de este tipo de lecturas en la que los protagonistas siguen un hilo conductor, aunque las historias tengan en cada entrega un principio y un final, es que llegas a conocer perfectamente a sus protagonistas, su carácter y su lado humano y eso hace que la trama sea mucho más interesante y que te atrape de una forma diferente. En cada una de sus entregas el protagonismo de su principales personajes se ha ido compartiendo con uno de los que habitualmente les acompaña: La hermana de Erica, Anna; Mellberg, el jefe de Patrick; el agente Martin, por nombrar algunos de los que han ido adquiriendo coprotagonismo. En esta ocasión precisamente se pone de relieve uno de los que en novelas anteriores no tenía demasiada relevancia, como es el caso de Gösta, el policía un tanto pasota que parece que lo único que le interese sean sus partidas de golf y esperar la jubilación. 

Parece increíble que la garra y la intriga de esta serie de novelas no decaigan en cada entrega, muy al contrario, con cada nuevo título que se une el nivel parece crecer, y espero que éste no sea el último título que lo forme.

Como siempre, ya es algo a lo que nos tiene acostumbrados esta autora, los hechos en tiempo presente se van alternando con capítulos del pasado que no sabes muy bien como encajarlos en la trama pero que sabes que son la clave para desvelar el misterio por resolver, y que al final acabarán convergiendo en la misma historia.

En esta ocasión su autora, Camilla Läckberg, se ha basado en hechos verídicos para incorporarlos a su trama dando con ello una mayor brillantez al relato.

Una novela que os recomiendo a los amantes de este género, que podéis leer indistintamente de los títulos anteriores de esta serie (La princesa de hielo, Los gritos del pasado, Las hijas del frío, Crimen en directo, Las huellas imborrables, La sombra de la sirena y Los vigilantes del faro) pero que disfrutaréis mucho más si los habéis leído todos y en orden secuencial. 

Reseña escrita por Montse,

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario