sábado, 11 de junio de 2016

Los tatuajes no se borran con láser - Carlos Montero

OPINIÓN:

Antes de proceder a deciros qué me ha parecido os voy a poner un poco en contexto, ¿no os importa, verdad? Bien, pues la lectura de este libro viene precedida de la lectura de otro título del mismo autor (El Desorden que dejas), el cual me encantó e hizo que me lanzase  en plancha sobre “Los tatuajes no se borran con láser”.
Tras leer “El desorden que dejas” descubrí que Carlos Montero fue el guionista de la serie de televisión “Física o Química” y eso acabó de afianzar el flechazo que había sentido leyendo su libro. En su momento vi la serie y me gustó; y ojo, soy consciente que era la típica de adolescentes, pero también sé que fue muy transgresora en comparación a lo que se había visto en televisión hasta el momento. Supongo que eso, que Carlos Montero escriba de maravilla y que las historias de ambas novelas sean tremendamente adictivas hace que la próxima vez que me cruce con un libro de este autor ni me lo piense.
Dicho lo cual, procedo a explicaros lo que me ha parecido el libro. Pues imagino que ya os habréis dado cuenta de que lo he disfrutado y que me lo he ventilado en cuatro días. La historia empieza de la manera más simple que te puedas imaginar: Dos chicas adolescentes yendo a tatuarse. Lo que puede parecer, de algún modo, inocente, ya presenta un ambiente turbio y viciado desde el minuto uno.
Asia, la protagonista, y Nerea, su amiga (dicho sea de paso, que es un mal bicho de cuidado) van a un tatuador a que éste le dibuje el mismo tatuaje que lleva la protagonista de la serie televisiva para adolescentes “Tabula Rasa”. Hasta ahí bueno… ¿Pero sabéis dónde se hace el tatuaje? ¡Sobre el pubis! Lo peor… ¿Sabéis qué se tatúa? ¡Una pistola apuntando hacia su vagina! Y así empieza todo, con una bajada de pantalones en toda regla, una fotografía de una menor desnuda y una gran fiesta donde el alcohol y las drogas son uno más de los invitados.
Después de eso, Asia despierta en medio de una piscina y una pregunta la torturará hasta final del libro: ¿Me han violado en grupo o he sido yo la que me he dejado? Sí, señores/as. El libro trata sobre una posible violación grupal a una menor en un jacuzzi durante una fiesta de adolescentes.
Como telón de fondo tenemos la trama de la serie televisiva “Tabula Rasa” (clarísimo homenaje al mundo “Física y química” y al mismo autor); ésta nos presenta el mundo de excesos que hay tras el rodaje de una serie de éxito, cómo son los actores cuando se apagan las cámaras y los intereses que hay tras una ficción como esa. Sabiamente, Carlos Montero mezcla ambos tramas y al final la violación/o no violación de la protagonista lo salpican todo y la vida de todos.  
Y bueno, no mucho más. No quiero ponerme pesado porque la verdad es que el libro me ha gustado mucho y estaría dándole y dándole a lo que me ha parecido esto o aquello, pero también es cierto que empezaría a espoilear a distro y siniestro y no es cuestión. Antes de irme, lo único que querría saber es si lo habéis leído (este o el otro) y qué os pareció. Me encantaría debatir un poquitín en el apartado de los comentarios.

¡Feliz lectura lectoras/es!

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario