jueves, 9 de junio de 2016

Reseña: Habitaciones Cerradas, Care Santos

Habitaciones cerradas, Care Santos

“La joven Violeta quiere convertir el palacete en el Paseo de Gracia de Barcelona, herencia de su familia, en un museo dedicado a su abuelo, un renombrado pintor modernista. Durante las obras de reforma del edificio aparece el cadáver de una mujer. ¿Qué identidad se esconde tras ese cuerpo?
La investigación de esta muerte permite a la escritora catalana Care Santos desgranar la historia familiar de los Lax, una poderosa casta burguesa, desde finales del siglo XIX hasta la actualidad.
El lector conocerá las miserias familiares de esta insigne saga, desde los rumores que apuntan a que la abuela Lax se fugó a Venezuela con el dueño de los grandes almacenes El Siglo, hasta los que ensombrecen las figuras de su bisabuela María del Roser, la matriarca del clan, y su padre, Modesto.
Apasionante y apegada a la ciudad de Barcelona, la novela entremezcla misterios familiares y el escenario más seductor: una ciudad cambiante y moderna que explosiona con la llegada de la II República”.

A la autora Care Santos ya la conocía a través de obras anteriores, algunas más acertadas que otras para mi gusto, pero la novela que hoy nos ocupa puedo decir, si temor a equivocarme, que es una de las mejores que he leído de ella.

Nos muestra una Barcelona cambiante que comienza a abrir sus brazos al exterior y a la modernidad con los últimos coletazos del siglo XIX hasta rozar la medianía del siglo XX una vez la guerra civil española había configurado nuevamente esta ciudad cosmopolita desdibujando su anterior esplendor, todo esto en lo que se refiere a la parte de la historia que rememora los inicios de la saga familiar de los Lax. A la misma vez la trama va entretejiendo los acontecimientos ocurridos en la actualidad con los dos únicos descendientes que prevalecen de esta poderosa familia, Violeta, la biznieta y su padre Modesto.

Nuevamente Care Santos nos relata una historia desgajada a diferentes tiempos, algo que a esta escritora parece gustarle mucho,  que se van intercalando a medida que los acontecimientos actuales desentierran sucesos del pasado. Pero así como los actuales son relatados por un narrador omnisciente, asistido por numerosos mails y documentos oficiales que ocupan gran parte de las páginas del libro dedicadas a esta época de la historia, y siempre en un orden cronológico y secuencial, los cimientos del relato, la parte antigua de la historia, son desgranados por los seres incorpóreos que coexisten en otra realidad, fantasmas que todo lo ven y todo lo saben, pero que ni sienten ni juzgan, y que son testigos silenciosos que muestran al lector lo que los personajes de la época actual no alcanzarán a ver, y que por tanto, para ellos quedarán sumidos para siempre en el misterio. Un regalo por lo tanto para el lector que sí tendrá la visión completa del puzzle. Aunque, ya adelanto, hay que ser paciente con estos narradores tan especiales, ya que al coexistir fuera del tiempo y el espacio, te van relatado la historia a su capricho, dando continuamente saltos hacia delante y hacia atrás en el tiempo, sin orden cronológico ni secuencial, con lo que a veces te explican sucesos de personajes que en otros páginas atrás habían muerto, o reemprenden el hilo de una situación que muchas hojas atrás dejaron pendientes en el aire. Pero no os asustéis, a pesar de eso, en ningún momento se pierde el hilo de la historia.  

No es extraño que Care Santos haya escogido esta voz fantasmal para relatar los pasajes del pasado, ya que en su novela nos adentra en las sociedades espiritistas que eran todo un movimiento filosófico e intelectual en la sociedad barcelonesa de esos años. Un movimiento adelantado a su tiempo, que congregaba en sus filas a ciudadanos de todos los extractos sociales unidos por una misma forma de entender la vida, y sobre todo la muerte, movimiento que desgraciadamente quedó relegado a la ilegalidad tras la guerra civil española y casi extinto, que cuando quiso resurgir había quedado desfasado y anticuado, y no pasó de ser algo puramente anecdótico.

El libro me ha fascinado, tiene el encanto de las historias antiguas que te acercan sutilmente a las raíces de la historia real que nunca debe desaparecer de la memoria de las personas, mezclada con la historia ficticia que te atrapa entre sus misterios y sus secretos, sus personajes y sus sentimientos, sus vilezas y sus lealtades, todo muy bien entretejido y elaborado.


Solo puedo deciros, que si no habéis leído aún este libro, lo anotéis en la lista de vuestras lecturas pendientes para el futuro.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario