viernes, 10 de junio de 2016

Reseña: El tiempo que nos une, Alejandro Palomas

El tiempo que nos une, Alejandro Palomas

Después de haber leído el libro de “Una madre” y de haber asistido a su presentación de la mano del propio autor, me hice el propósito de leer cuantos más libros de este autor mejor, ya que quede prendada de la historia y de su escritor. Cuando Alejandro Palomas nos habló de sus anteriores obras en la presentación, nos recomendó encarecidamente leer el título que hoy nos ocupa, ya que según comentó, es uno de sus favoritos, sobretodo porque una de sus protagonistas es la abuela Mencía y ésta tiene mucho que ver con su propia abuela. Pero lo que no nos comentó el autor es que “El tiempo que nos une” tiene una segunda parte “El cielo que nos queda”, que aunque podrían leerse independientemente, lo cierto es que es preferible leerlos en orden ya que las historias comenzadas en el primer libro tienen su continuidad en el segundo. Desgraciadamente yo desconocía esta particularidad, y la verdad es que en “El cielo que nos queda” no se hace mención a esta caracteristica. De todas formas no me ha causado mayor problema el haber leído el segundo antes que el primero, al contrario, me ha ayudado a comprender mucho mejor la historia, ya que tenía la visión más completa del argumento.

En “El tiempo que nos une” asistimos a la desaparición de Helena, la hija mayor de Lía, durante una tempestad en el mar, y más tarde a la enfermedad y muerte de Tristán, el pequeño de la familia, así como a los divorcios de Bea, Inés y Flavia. La abuela Mencía nos muestra en esta primera parte su cara más oscura, la que tiene relación con los hechos que hace años marcaron a sus hijas, Lía y Flavia, para siempre. En esta entrega se asentarán las bases que darán lugar a los acontecimientos de la siguiente novela.

La historia aunque compleja no me ha sorprendido, y tiene su razón de ser, ya que todo lo que iba sucediendo en la trama sabía con antelación cómo iba a desarrollarse. Esta primera parte con más toques de tristeza que la segunda, pero los sentimientos que afloran a lo largo de toda la historia y la relación entre las protagonistas son de diez. Me quito el sombrero por Alejandro Palomas, un escritor que sabe trasmitir a la perfección, conocedor como nadie del alma femenina y capaz de atrapar al lector con esa forma tan exquisita y sensible que tiene de exponer las situaciones y los sentimientos que se desatan tas ellas. Los diálogos son magníficos y el desarrollo de cada uno de sus personajes, excepcional. Aunque el de la abuela Mencía se lleva la palma, un personaje retorcido y directo a la hora de expresarse, a caballo entre el despotismo y la ternura, pero una verdadera joya.

Un libro maravilloso que no podéis dejar de leer, eso sí, a ser posible siguiendo el orden cronológico de la trama tal y como fue ideada, y si podéis leerlos seguidos, mucho mejor, porque tendréis una visión mucho más completa de la historia. 

Montse  

Reacciones:

3 comentarios:

  1. Yo me he leído sólo "Un hijo" y la verdad que quedé prendada de la pluma con la que escribe Alejandro Palomas.
    Lo conocí el año pasado en una charla en la FLM y en verdad nos habló de este libro. Pero aún no he tenido tiempo para leerlo y tampoco he visto que fuese "ese momento" para ello.

    Espero leerlo pronto y disfrutar aún más de su lectura. Tampoco sabía que había una segunda parte y gracias a ti ahora ya lo sé. Así que muchas gracias!!

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Tengo pendiente Una madre de este mismo autor pero veo que esta lectura también merece la pena. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El de Una Madre es mi favorito!! Pero muchísimo... la madre es para mearte de risa. Han sacado hace poco Un perro (que es la segunda parte), pero es más flojete!

      Eliminar