jueves, 3 de enero de 2013

Walter Riso y sus libros


Walter Riso nos va regalando en cada uno de sus libros bocados de realidad. Desde una perspectiva especial que mezcla la Psicología y la Terapia Cognitiva con la Filosofía, invita a reflexionar para conseguir unas relaciones sanas, con uno mismo y con los demás.

Fuente imagen: estilofemenino.com

Y hablando de amordesamordependencia y emociones, podemos quedarnos con esto y empezar a reflexionar desde ya...
  • Ama cuando estés listo, no cuando estés solo.
  • No podemos vivir sin afecto, nadie puede hacerlo, pero si podemos amar sin esclavizarnos. El sano desapego no es más que una elección que nos dice a gritos: el amor es ausencia de miedo.
  • Las cosas cambian o te pasan por encima. 
  • El sentimiento sincero y sano no persigue seguridad: no busca nada.
  • El amor se reinventa.
  • Así pues, si Eros empieza a hacerte cosquillas, deja las cosas en claro desde el inicio: mis cosas, tus cosas y nuestras cosas.
  • Aprender a perder es la capacidad que tiene una persona para discernir qué depende de uno y qué no.
  • Lo que te hace evolucionar es un regalo, lo que te lleva a involucionar es un estorbo.
  • Sólo desde la autoceptación completa se pueden afrontar todos los sentimientos.
  • Lo ideal es entender que uno tiene que tener principios pero ser capaz de revisarlos cuando sea necesario.
  • Ama con límites.
  • Ponerle límites al amor no significa ponerle límites al sentimiento.
  • Cuando la perseverancia se convierte en obstinación, la virtud cede paso a la inmadurez.
  • No todo desamor es malo, y no todo amor es sostenible.
  • El amor centrado y maduro requiere de dos sujetos activos, es decir, dos personas con voz y voto. 
  • Sólo se puede amar, y vivir, desde la autonomía personal y no desde la dependencia.
  • El amor tiene dos enemigos principales: la indiferencia que lo mata lentamente, y la desilusión que lo elimina de una vez.
  • Al amor no hay que destruirlo, sino reubicarlo y ponerlo en su lugar, acomodarlo a una vida digna, pragmática e inteligente.
  • Si no tenemos un esquema cognitivo (mental) para interpretar los hechos, será imposible resolverlos.
  • El verdadero amor no se conoce por lo que exige, sino por lo que ofrece.
  • Piensa que lo que ocurre entre dos nunca es responsabilidad de uno solo.
  • El pasar de una mente rigida a una flexible es un síntoma de madurez y crecimiento personal.

    Fuente: http://comunicaccionypersonas.blogspot.com.es

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario