sábado, 27 de junio de 2015

Reseña: Tres abuelas y un cocinero muerto - Minna Lindgren

Ficha Técnica:

TRES ABUELAS Y UN COCINERO MUERTO (TRILOGIA DE HELSINKI 1)
MINNA LINDGREN , SUMA, 2015
ISBN 9788483657911
DATOS DEL LIBRO
Nº de páginas: 400 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: SUMA
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788483657911

Sinopsis:

Tienen 90 años. Pero no piensan morirse hasta descubrir al asesino. Siiri, Irma y Anna-Liisa son tres viudas de noventa años residentes en El Bosque del Crepúsculo, un centro privado de apartamentos para la tercera edad de Helsinki. Más que un nidito acogedor para las personas mayores, la residencia resulta un lugar sini estro en el que los ancianos se ven privados de su identidad, rodeados todos los días por enfermeros vagos e inexpertos, y obligados a hacer gimnasia, a asistir a conferencias y a tomar un gran cantidad de medicamentos prescritos por médicos a los que apenas han visto. Parece que para las tres amigas los días ya solo traerán partidas de cartas, viajes en tranvía y asistencia a funerales. Pero en la residencia se empiezan a producir unos misteriosos asesinatos... y quizá nadie había contado con la curiosidad y el tiempo libre de unas inocentes ancianitas.

Mis impresiones:

“Tienen 90 años. Pero no piensan morirse hasta descubrir al asesino. Siiri, Irma y Anna-Liisa son tres viudas de noventa años residentes en El Bosque del Crepúsculo, un centro privado de apartamentos para la tercera edad de Helsinki. Más que un nidito acogedor para las personas mayores, la residencia resulta un lugar siniestro en el que los ancianos se ven privados de su identidad, rodeados todos los días por enfermeros vagos e inexpertos, y obligados a hacer gimnasia, a asistir a conferencias y a tomar un gran cantidad de medicamentos prescritos por médicos a los que apenas han visto. Parece que para las tres amigas los días ya solo traerán partidas de cartas, viajes en tranvía y asistencia a funerales. Pero en la residencia se empiezan a producir unos misteriosos asesinatos... y quizá nadie había contado con la curiosidad y el tiempo libre de unas inocentes ancianitas”.

A pesar de la graciosa portada del libro y los comentarios de la contraportada que la definen como divertida, para mí esta novela contiene muy poco de eso y sí mucho de denuncia y de crítica, hacia la sociedad finlandesa en concreto y a la sociedad en general, que relega a sus ancianos a residencias geriátricas sin importarle lo más mínimo si estas requieren las condiciones más adecuadas o si reciben la atención y los cuidados para las que han sido creadas. Pone de manifiesto una sociedad egoísta e individualista que carece totalmente de la conciencia de grupo y de familia.

El enclave de la novela es una residencia geriátrica, “El bosque del crepúsculo” que más bien es una cárcel en la que los residentes han perdido toda su privacidad e identidad, relegados a la soledad y a la falta de contacto y cariño humano. Se les atiborra de medicamentos cuando comienzan a ser molestos y se les diagnostica como dementes seniles para ser encerrados en un ala del geriátrico, la “Casa hogar”, donde no se les hace ningún caso ni reciben a penas atención.

Sin embargo no deja de tener su tierno encanto el comportamiento de las tres abuelas protagonistas, sus diálogos repletos de ausencias mentales y de lagunas, a momentos muy disparatados, que hace difícil seguir su razonamiento, saltando de aquí para allá, pero totalmente normal en personas de más de 90 años. Eso precisamente es lo que hace tan creíbles a los personajes. Con ellas es como si estuvieras manteniendo una conversación con tu anciana vecina o con tu propia abuela.

La novela también es un canto a la amistad, esa que nace de la soledad y de la decadencia. De cómo las personas, da igual el cargo que ocuparan en sus anteriores vidas, el nivel educativo o la responsabilidad que hubieran podido asumir en un momento dado, llegan a un punto que han de luchar contra sus propias limitaciones físicas y los fallos de su memoria cada vez más frecuentes, pero que sin embargo todavía albergan en su interior la ilusión y las ganas de vivir, y porque no, también la búsqueda del amor.

Todo esto me ha gustado mucho de la novela, sin embargo en lo que se refiere a la investigación del asesinato del cocinero y todas las cosas siniestras que ocurren en el geriátrico, que según parece es el tema principal de la novela, queda todo como muy en el aire, te quedas al final sin saber muy bien qué es lo que ha pasado, cómo se ha resuelto y qué ha ocurrido con los culpables. Tal vez tenga una continuidad en las novelas siguientes ya que forma parte de una trilogía, “Trilogía de Helsinki”, que yo había asociado a una continuidad de personajes y no de la historia en sí, ya que parece que la trama sí que tenga un final aunque éste no quede demasiado claro.

Montse

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario