martes, 2 de junio de 2015

Reseña: Agua Cerrada - Alejandro Palomas

Agua cerrada, Alejandro Palomas
Autor:Alejandro Palomas
Sello:Siruela
Colección:Nuevos Tiempos 199
ISBN:978-84-9841-678-7
Código de almacén:7521199Edición:1ª, 2012
Encuadernación:Rústica con solapas 
Páginas:176
Dimensiones:140 x 215 mm
Tema:Novela contemporánea - literatura en castellano
Idioma de publicación:Español

“Una desgarradora historia nos desvela la complejidad y la profundidad de los lazos del amor y la sangre.
Tras décadas de silencio, Elsa invita a si hijo Isaac a un fin de semana en Venecia para confesarle una terrible verdad que lleva años callando. Pero un trágico suceso lo cambiará todo y Serena, la mujer de Isaac, tendrá que volar de improviso desde Barcelona al rescate de madre e hijo. Las dos mujeres se enfrentan entonces a un torbellino de confesiones que cambiaran para siempre la vida de los tres.
Agua cerrada no es solo la historia de un presente que circula entre Barcelona, Venecia, Serena, Isaac y Elsa. Es también el retrato de un amor tranquilo en el que la vida irrumpe por sorpresa, desencallando a su paso secretos, mentiras, temores, perdones y anhelos, y dando forma a un nuevo escenario en el que sus protagonistas deberán aprender a caminar de nuevo más libres, más ligeros, más maduros”.

Desde que leí el último libro de Alejandro Palomas “Una madre”, el único de hecho que había leído hasta el momento de él, y que tanto me gustó por su forma de narrar y de hacer aflorar sentimientos, me propuse leer todos los libros que tuviera publicados este autor y que pudiera localizar, ya que muchos de ellos están en la actualidad descatalogados y son de difícil localización. Suerte a la red de bibliotecas he podido acceder a unos cuantos de ellos, y según los vaya leyendo los iré comentando con todos vosotros.

De todos los que por ahora tengo en mi poder decidí comenzar por éste, no por nada en especial, simplemente porque de hecho es el más cortito. Pero os adelanto de que es una historia que trasmite tristeza, aunque para compensar, también os digo que tiene un final esperanzador.

Agua cerrada es un libro en el que, si no te das cuenta, puedes quedarte ahogada como sus protagonistas. Ahogada en la tristeza y en la desolación de su trama. Es una novela rodeada de agua por todas partes, desde el escenario de fondo, Venecia, una ciudad que se ahoga en sus propias aguas, hasta el de las lágrimas derramadas y no derramadas que amenazan con ahogar a sus protagonistas y de arrastrar con ellas al lector.

Es una historia a tres, un trío de seres dañados, dolidos y recelosos  con y por la vida o con las circunstancias que les ha tocado vivir en ella, donde han aprendido a rodearse de murallas a fuerza de intentar protegerse de algo que ya ni siquiera recuerdan.

Elsa, la madre de Isaac, tuvo que ahogarse en el alcohol para poder silenciar los recuerdos de un matrimonio anulado por la muerte pero roto muchísimo tiempo atrás, sin darse cuenta que en ese vivir anestesiado desperdiciaba la oportunidad de relacionarse con la única persona que en realidad le importaba, la de su hijo Isaac.

Isaac, con tan solo nueve años tuvo que afrontar, no solo la muerte de su padre, sino la pérdida de una madre rota por la circunstancias. Convertido ya en un hombre adulto, pero lleno de cicatrices físicas y emocionales, intentará curar sus heridas con Serena, su pareja, aún a sabiendas de que ella no es un salvavidas que puede salvarle.

Serena tiene tantas lágrimas acumuladas en su interior que ha olvidado como poder acercarse a otro ser humano rechazando cualquier contacto. Tan solo la música de su violín puede hablar por ella y dejar fluir sus sentimientos sin sentirse dañada.

De todas formas las circunstancias harán que estos tres seres rotos por los secretos no confesados y las palabras no dichas, podrán tener una nueva oportunidad de expresarse el amor que hasta entonces no habían sabido demostrarse.

Un libro, que sin tener la dureza de una historia cargada de sufrimiento, contiene entre sus páginas el dolor de un drama humano, con muchos toques de tristeza y otros cuantos de depresión, pero una bonita historia cargada se sentimientos que solo una persona tan sensible como Alejandro Palomas puede trasmitir al lector.


A su vez, he de confesaros que no he encontrado la sensibilidad y la ternura de "Una madre", tal vez porque el tema es totalmente diferente.   

MONTSE

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario