jueves, 6 de diciembre de 2012

CÓMO APOYAR A TU ESCRITOR FAVORITO

[Antes que nada, voy a aclarar por las dudas que también se puede apoyar a las escritoras, pero no lo digo en el título porque me fastidia el lenguaje políticamente correcto. Se sobreentiende que me refiero al gremio en general.]

Son tiempos difíciles para los escritores. Esperen, ¿qué estoy diciendo? SIEMPRE han sido tiempos difíciles para los escritores. Somos como los policías o los bomberos: necesarios pero infravalorados (eso sí: no nos enfrentamos a los delicuentes ni nos metemos en edificios en llamas; por ello es que, si tienen tiempo, también dedíquenlo a apoyar a los policías y los bomberos, por favor, que son muy importantes). En fin, la cosa es que mucha gente lee, y a un porcentaje (que yo espero sea muy elevado) de esa gente le gustaría ayudar a los escritores para que sigan escribiendo felices y contentos. Y como nadie mejor que un escritor para decirles cómo se puede hacer, aquí va una lista de medidas que he recopilado aquí y allá :-)

#1 COMPRAR LOS LIBROS

Parece una obviedad, ¡pero es que es muy importante! Como dije en el artículo sobre cómo enojar a un escritor, no es que los escritores seamos codiciosos ni escribamos por dinero, sino que la mayoría de nosotros estamos crónicamente mal pagados :-P Pero comprar los libros no sólo nos ayuda desde el punto de vista económico; también nos ayuda a tener otras ventas (porque nos sube en las listas), y a los que editamos por cuenta propia, nos puede servir para llegar a una editorial.

#2 COMPRAR LAS EDICIONES ELECTRÓNICAS DE LOS LIBROS

Lo sé, mucha gente todavía está como enamorada del papel. Que si el tacto de las páginas, que si el olor (en lo personal, prefiero oler la comida), que lo de escribir notas en los márgenes y etc... Peeeeero... las versiones electrónicas suelen dar porcentajes de regalías BASTANTE más altos a los autores, ya que en un libro de papel uno también está pagando por los costos de impresión, distribución, transporte y almacenamiento. Además, vamos, que los libros electrónicos también son una ventaja para los lectores: no ocupan lugar, no pierden páginas, no hay que limpiarles el polvo, y encima son MUCHO más baratos. ¡Todos salimos ganando! (Bueno, salvo las distribuidoras, pero ésas no tienen muy buena fama entre los escritores, se los aseguro. Y muchas editoriales pequeñas también se han peleado con ellas.)

#3 ESCRIBIR BONITAS RESEÑAS DE LOS LIBROS LEÍDOS

¡Y esto es totalmente gratuito! Son como máximo cinco minutos para decir algo en favor del libro (especialmente en la página de ventas), y el autor no sólo estará feliz por el resto del día, sino que además las reseñas ayudan a que más gente se interese por la obra en cuestión, lo que a su vez es como un círculo virtuoso que lleva a más ventas y más reseñas :-)

#4 EL FAMOSO EFECTO BOCA-OREJA

Antes se decía "boca-a-boca", pero luego alguien se dio cuenta de que eso más bien se refería a la reanimación cardiopulmonar, y se cambió por una expresión más exacta :-D La cuestión es, la promoción que hacen los lectores es INVALUABLE para los escritores. Los autoeditados, sobre todo, nos pasamos muchas horas promocionándonos hasta el cansancio, o hasta que los demás se cansan y nos piden que por favor dejemos de dar la lata. Pero incluso para los escritores editados por editoriales, la promoción sigue valiendo mucho porque las editoriales en general sólo promocionan a los autores famosos (la verdad, no creo que a estas alturas Stephen King ni Ken Follett lo necesiten).

#5 APÚNTATE A LA PÁGINA DE FACEBOOK DEL AUTOR

Esto no sólo beneficia al autor (cuantos más admiradores, más peso tendrá si el autor está buscando editorial), sino que así los lectores podrán estar enterados de las novedades, promociones y sorteos. De nuevo, ¡todos ganan!

#6 SIGUE AL AUTOR EN TWITTER

Es más o menos el mismo principio que el anterior. Los autores en general mantenemos a los seguidores informados a través de Twitter, y los retuiteos nos resultan de mucha utilidad :-)

#7 LEE EL BLOG DEL AUTOR

¿Se va captando la idea? :-D La cuestión es tener una base de lectores, algo así como un ejército detrás que nos respalde en la batalla interminable por destacar entre el mogollón (¡yay, por fin tengo una oportunidad de usar la palabra "mogollón"!).

#8 COMENTA, COMENTA, COMENTA

Si se te ocurre algo bonito que decirle al autor, ¡no te cortes! Ya sea o no que colabore con las ventas o la promoción, a los escritores nos gusta sentirnos apreciados. En lo personal, yo voy guardando los comentarios bonitos en un archivo de texto, para levantarme el ánimo cuando me pongo a pensar que la escritura, como profesión, es un soberano disparate sin sentido. (Me pasa a veces. Es una lata.)

#9 BUSCA LAS ALTERNATIVAS LEGALES

A algunos escritores les molesta la piratería, a otros no (a veces sirve como promoción, a veces no). Pero creo que a ninguno le gusta que su obra se incluya (sin permiso) en las páginas piratas que distribuyen troyanos. Tampoco está bien que los lectores sufran un daño a la computadora por su interés en un libro. O sea, antes de buscar un libro gratuitamente en sitios ilegales, mira primero en la página de Facebook, el Twitter o el blog del autor. ¡Hasta es muy posible que el libro que quieres esté a un precio rebajado o en promoción gratuita! Y sin que nadie te cuele un troyano.

#10 ¡APROVECHA QUE SE VIENE LA NAVIDAD!

Si ya tienes los libros del autor que te gusta, ¡regala ejemplares a otros en las fiestas! De paso, también contribuirás a la cultura general :-)

Con todo lo anterior, el escritor tendrá suficiente ayuda para que su profesión, como mínimo, no esté en números rojos todo el tiempo, y encima se sentirá muy, muy feliz y con ganas de seguir escribiendo. Algo así como yo, que cada vez que alguien me compra un libro y/o hace un comentario me pongo a hacer mi danza de la alegría:

¡Otra venta en Amazon!¡Me han escrito una reseña!¡SÍÍÍÍ, LOS LECTORES ME AMANNNN!
¡SOY FELIIIIIIIZ!

(Lo sé, parezco algo psicópata. Es mi reacción natural ante la felicidad, no se preocupen. Probablemente los demás escritores no hagan cosas tan disparatadas. O sí, quién sabe. Los escritores somos una especie bastante rara.)

Me voy a trabajar en mi siguiente novela...

G. E.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario