sábado, 8 de diciembre de 2012

Nueva Sección: "Sí, mi amo. Confesiones de un secretarito"


Se me viene a la cabeza una frase bastante idónea para que juntos iniciemos esta nueva sección del blog: 


"Se dice que el trabajo dignifica al hombre."


Y digo yo... ¿seguro que dignifica? ¿Quién narices dijo eso? Seguro que esa chorrada tuvo que decirla un jefe, si no no entiendo nada. Y no lo entiendo porque en muchísimas ocasiones en un trabajo se dan situaciones de lo más surrealista, tanto que a veces éstas rozan lo indigno. Por eso mismo la frasecita de marras me rechina con exageración.


En relación a esto, actualmente se dice que quien tiene un trabajo, tiene un tesoro. Más o menos lo mismo que se decía hace algún tiempo sobre los amigos. Y a ver... ¿qué hemos aprendido sobre eso con el paso del tiempo? ¿No lo sabéis? Bien, yo os lo diré. Lo que hemos aprendido es que estos van y vienen y siempre acaban cambiando. Más o menos lo mismo que el trabajo. Porque amigos míos... en esta vida pocas cosas ya son definitivas. Eso de estar toda la vida en el mismo puesto de trabajo se esfumó. Ahora se lleva la itinerancia, la versatilidad o esa palabrita que tanto les gusta a los selectores de personal: PROACTIVIDAD.


Y está claro que si uno es proactivo y sabe moverse probablemente consiga lo que está buscando. Sea lo que sea eso. Es decir, actualmente, en esta horrible época de crisis en la que los empresarios han decidido hacer regresar al mundillo laboral el concepto "ESCLAVISMO", a nosotros (los pobres curritos) no nos queda otra cosa más que filtrar la triste realidad a través del humor. 

Y eso os propongo yo; os propongo que esta sección nos sirva a todos para ponerle una nota de color a nuestros grises días de trabajador y que con este anecdotario esas situaciones desquiciantes que se nos dan de manera inevitable mientras trabajamos se conviertan en una divertida historia perfecta para explicarle a un amigo. Os invito a que sigáis y participéis en esta nueva sección que titularemos: "Sí, mi amo. Confesiones de un secretarito". En ella os narraré las situaciones más locas y surrealistas (todas ellas completamente reales) que he vivido siendo el secretario personal del que dice ser mi jefe. 

Escrito por: Rick Mavé

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario