jueves, 30 de agosto de 2012

Aprende a Controlar las emociones y saca partido de ello


Las emociones son reacciones bioquímicas del cerebro que producen respuestas orgánicas, se dice que lo racional debe controlar lo emocional, pero en la realidad parece como si lo emocional manejara lo racional.
Necesitamos aprender a armonizar lo racional y lo emocional para aumentar la capacidad de nuestro cerebro para aprender, tomar decisiones e ir con una mejor calidad de vida a nivel personal, en nuestras relaciones familiares, en nuestras actividades ocupacionales y sociales.
Cuando las emociones se reprimen o explotan a través de los impulsos, nos llevan a comportamientos aparentemente adecuados o inadecuados, el problema real es que las emociones mal canalizadas afectan directamente nuestro cuerpo si no se les da salida por donde lo establece la naturaleza de acuerdo a la emoción correspondiente. Hay emociones auténticas que compartimos con los animales. 
Los humanos, a diferencia de los animales, tenemos emociones aprendidas o heredadas por la familia, por la cultura y estas conductas sirven de sustitución a las emociones auténticas al no poderlas expresar libremente.
Las auténticas 

El miedo que nos sirve para ponernos a salvo frente a una amenaza. El coraje es para defendernos frente a la amenaza inevitable, la función de éstas dos emociones es permitirnos sobrevivir.
Tristeza es una emoción que se da ante las pérdidas emocionales (afectos) hasta las materiales, se expresa a través del llanto, que en nuestra cultura no le está muy permitido a lo hombres. La alegría es una emoción que nos sirve para manifestar el gozo, el disfrute, a través del movimiento corporal y la risa. A las mujeres no les es permitido carcajearse por parecer vulgar. El amor?afecto es una emoción de manifestación sublime la cual se expresa con acercamientos, apoyo, caricias, abrazos y besos, lo cual parece muy ridículo para algún tipo de familias que son frías y lejanas. Y finalmente sexo, como una emoción donde el placer y la alegría se combinan para disfrutarse compartidamente con amor o sin amor.
Estas emociones auténticas al encontrarse con prohibiciones culturales y familiares para su expresión su energía es canalizada por una sustitución de emoción permitida dentro del grupo familiar y entonces aparecen emociones sustitutas cuando la autoestima está baja: como es la risa nerviosa, la depresión, miedos, inseguridad, la culpa, la ansiedad, la inadecuación y otras.
Cuando hay prepotencia las emociones sustitutas se manifiestan como: enojo exagerado o con fines de control sobre otros, el resentimiento, el odio, los celos, la envidia, la rivalidad?revanchismo, el falso triunfalismo con tal de perjudicar a otro aunque salga uno perjudicado.
Las emociones donde hay una descalificación de uno y de los demás, las emociones sustitutas son de desesperación, inutilidad, no querido y soledad.
Estas emociones sustitutas son la inadecuada canalización de las emociones auténticas que van a perjudicar nuestro cuerpo y nuestra relación con los demás; por ejemplo, la culpa (el llamado silencioso) nos va a producir autocastigo, infelicidad, y a causarnos daño físico y emocional a nosotros mismos mediante enfermedades incurables y terminales, que pueden ser frecuentes y leves, hasta mortales. Es necesario expresar nuestras emociones auténticas para estar sanos de mente y cuerpo. Para nosotros como personas adultas es cuestión de reaprendizaje, y en los niños es necesario dejarlos ser y guiar sus emociones auténticas adecuadamente, para que no les pase lo que a nosotros.
Aprendiendo a expresar las emociones y removerlas de la memoria corporal y de la relación con las escenas almacenadas con el cerebro, para ello, hay varias técnicas como: la psicocorporal, bioenergética, guestal, análisis transaccional, hipnosis y otras.
Si se tienen asuntos pendientes no se puede uno liberar emocionalmente para lograr lo que se quiere y se propone uno. Al terminar una relación afectiva (pareja) costará trabajo establecer una nueva relación si quedaron asuntos pendientes, o compromisos emocionales (ilusiones).
Es por ello que es importante entrenar las emociones, ser conscientes de que forman parte de nuestra vida, y sobretodo, que nosotros tenemos pleno control sobre ellas. Debemos olvidar la represión, debemos acabar con los tabús impuestos por la cultura y acercarnos a la autenticidad. ¿No vamos a un gimnasio cuando queremos perder peso? ¿A caso no hay quién contrata un entrenador personal cuando quiere perder peso o muscular? Esto es lo mismo, gracias a dios, existen terapeutas capaces de trabajar nuestra emociones, capaces de ponernos a punto para aprender de nuevo, para mejorar la nuestras vidas. ¿Por qué no probarlo? No perdemos nada...
Si te sientes decidido y quieres confiar en nosotros, contacta con MeCoach
C.Pérez de Tudela - Personal Coach & PNL Trainer - Terapeuta Emocional

Reacciones:

2 comentarios:

  1. Es muy dificil mantener un balance equilibrado entre la razón y la emoción... Entre las presiones de unos mismo y las presiones externas de los demás, siempre dispuestos a criticar (porque como criticar es gratis!). Por eso hay que intentar pasar de todo, no?

    ResponderEliminar
  2. Lo mejor seria que lo que dijesen los demás entrara por un oído y saliera por el otro. Al fin y al cabo, lo que tengas que hacer que sea pork realmente quieres, no porque los demás te lo digan. Pero a veces resulta dificil, sobretodo dependiendo mucho de la personalidad que se tenga. Habrá quien tenga más carácter y quien tenga menos. Quien se deje llevar y quien se deje influir.

    ResponderEliminar