jueves, 23 de agosto de 2012

¿Tienen futuro las relaciones a distancia?


Quien se haya encontrado alguna vez en la tesitura de decidir si lanzarse o no a la aventura de una relación a distancia, se habrá hecho esta pregunta: ¿tiene futuro?. Seamos realistas, fáciles no lo son nunca. Hay quien piensa que mientras exista confianza mutua, entonces no hay problema. Yo, personalmente, creo que eso no es suficiente. Puedes confiar mucho en tu pareja, pero el no verte de forma asidua, cuando pasa de llamarte a diario y un día se le olvida o cuando promete venir a verte y al final algo se tuerce. Todo esto hace mella y de algún modo u otro daña la relación.

Bien es cierto, que existen dos tipos destacados de relaciones a distancia. Veámoslo en dos ejemplos:

Pareja ya establecida, con una base, la cual debe separarse porque uno de los integrantes tiene que irse, sea por motivos laborales, personales, de estudios, etc.

Pareja que se conoce por Internet, que nunca se ha visto en persona, que chatean a diario y creen estar muy enamorados.

Dentro de estos dos ejemplos, hay varias distinciones. Habrán parejas establecidas, pero que lleven más o menos tiempo juntas, con lo cual eso también influye. Pero quedémonos con los ejemplos que he expuesto.

Con una relación estable, seria, con una base sólida, es mucho más fácil sobrellevar la distancia, aunque también tiene sus inconvenientes. Si estás acostumbrado a ver a tu pareja a diario o muy a menudo, pasar a no verla es complicado de llevar. La echas de menos, necesitas saber de ella casi a todas horas, la casa se te hace grande y te sientes más sola.

Con una relación basada en Internet, la distancia SIEMPRE perjudica. No existe una base sólida, no puedes vivir el día a día con tu pareja, conocer sus vicios, sus defectos, saber aceptarlos. Se crea una dependencia del chat o el móvil. Si uno tarda demasiado en responder un sms, la cabecita empieza a montarse películas, aparecen los reproches y, más tarde o más temprano, la relación se deteriora y acaba por romperse.

La única manera de sobrevivir a este tipo de relación, es que uno de los dos deje su vida a un lado, para irse donde esté el otro. Aunque esto tampoco es garantía de nada.

Con lo cual, siempre desde mi más humilde opinión y, habiendo vivido el segundo ejemplo de relación, creo que la distancia se puede superar cuando la relación es estable, sólida, ha habido convivencia y se han creado unos vínculos y unos fundamentos que permiten a la pareja separarse un tiempo, sin que ello conlleve el fin de la relación.

PD: Evidentemente, para todo hay excepciones!

Escrito por Miki.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario