miércoles, 29 de agosto de 2012

¿Quién dijo que yo nunca podría hacer un plato de lentejas?


Éste es un pequeño ejemplo de la sección “¿quién dijo que yo nunca podría…?”. 

En este caso me encuentro sola de vacaciones en mi casa. Soy una chica de 27 años que, por desgracia muy común en estos días grises, aun no estoy independizada. Cada día cocina “mama” mientras que yo y mi padre nos vamos a trabajar. Pero como he dicho estos días estoy sola, y me niego a comer comida basura o congelada como harían muchos jóvenes de hoy día. 

¿Quién dijo que yo nunca podría hacer un plato de lentejas tan bueno como el de mi madre o mi yaya sin que se me quemen? 

Pues ahí voy, a por ello. Si en la ESO en las clases de química pude preparar por ejemplo fluoresceína siguiendo una lista de instrucciones, quien dice que no puedo preparar una buena olla de lentejas siguiendo una receta. Todo es ponerse. 

Os regalo la receta,

Bon apetite,

Kitty

Ingredientes (para 4 personas): 

Agua, sal, aceite, una hoja de laurel, un ajo, un tomate, chistorra, una cebolla, lentejas, tres patatas. 

(Si las quieres hacer como mi yaya debes cambiar la cebolla por el puerro, y añadir a la lista de ingredientes cuatro o cinco clavos y un poco de nuez moscada) 

1) Poned un cazo con agua, sal, tres cucharadas de aceite, una hoja de laurel, un ajo sin pelar, un tomate cortado por la mitad (sin abrirlo del todo) y media cebolla pelada. Añadid unos trozos de chistorra y echar un vaso y medio de lentejas. Tapad el cazo y cuando hierva retirar la tapa. Si os fijáis en la foto parece que estemos haciendo una poción y seamos brujas con su caldero en la edad media =). 

2) A los 20 minutos de cocción retirad el ajo, el tomate y la cebolla. Pelad el tomate y el ajo, y con un poco de líquido del caldo del cazo (o si veis que queda poco podéis ponerle agua) trituradlo y volved a añadirlo todo al cazo. 

3) Pelad y cortad las tres patatas y añadidlas al cazo. Aproximadamente ir removiendo durante unos 10 minutos para que no se peguen. Si veis que las patatas necesitan más tiempo pues estad más rato. Y ya está, reto cumplido. Ahora a la mesa a comer. Si queréis ponerle un poco de vinagre eso ya es opcional.

Reacciones:

1 comentario:

  1. Estoy contigo Kitty. Yo también he estado unos días sola en casa y para mi hubiera sido fácil alimentarme de comida basura, o de esta que te venden hecha y que solo tienes que ponerla en el horno. Pero me he negado. Sobretodo porque llevo un tiempo haciendo dieta, y porque no esté mi madre para prepararme las comidas, no significa que deba comer mal y engordar lo que he perdido. Así que me he puesto manos a la obra, y me he cocinado comidas sanas y muy ricas. ¿Quien dijo que nunca podría cocinar platos sanos?

    ResponderEliminar