jueves, 30 de agosto de 2012

Reseña: La cuna Caerá - Mary Higgins Clark


Sobre la autora:

Mary Theresa Eleanor Higgins Clark Conheeney, conocida como Mary Higgins Clark, (n. el 24 de diciembre de 1927 en el Bronx, Nueva York es una escritora de novelas de misterio estadounidense. Cada una de sus 42 novelas de misterio se ha convertido en un éxito de venta en los Estados Unidos y en varios países europeos y continúan actualmente a la venta. Su primera obra, ¿Dónde están los niños?, ha sido reimpresa hasta en setenta y cinco ocasiones.

Clark comenzó a escribir de muy joven. Después de un largo período de tiempo trabajando como secretaria y editora, trabajó durante un año como azafata en Pan-America Airlines antes de abandonar su empleo para casarse y formar una familia. Contribuyó a los ingresos familiares escribiendo cuentos cortos. Después de la muerte de su esposo en 1959, Clark trabajó durante años escribiendo diálogos radiales de cuatro minutos, hasta que su representante la convenció de intentar escribir novelas. Su primera novela, un relato ficticio de la vida de George Washington, no fue un éxito de ventas, por lo que decidió dedicarse al género de las novelas de misterio y suspense. Estas obras sí que alcanzaron la popularidad; en 2008 sus libros habían vendido más de ochenta y cinco millones de copias sólo en los Estados Unidos.

Sinopsis:

Katie, una inteligente y atractiva abogada que ha enviudado recientemente, vive en una ciudad de Nueva Jersey sin imaginar que el destino la convertirá en blanco mortal de una aterradora conspiración médica. Katie ha presenciado una serie de hechos inquietantes en el hospital en que estuvo internada por unos días. Y precisamente ahora debe internarse por segunda vez para someterse a una leve intervención quirúrgica...

Opinión:

Pues la verdad es que no tengo una opinión clara al respecto.

Esta creo que es la tercera o cuarta novela que leo de Mary Higgins Clark. Puedo decir sin lugar a dudas que me gusta mucho su manera de escribir, como estructura los capítulos y como dosifica la intriga durante toda la trama. Algo que también me gusta mucho de esta escritora es el uso del narrador omnisciente desde varios puntos de vista simultáneamente. Es decir, siempre presenta el mismo hecho desde diversos puntos de vista de diferentes personajes y así dosifica los detalles respecto a un hecho o acontecimiento y eso hace que la intriga aumente. Realmente me parece un recurso literario muy interesante en cuanto a cebar la trama y enganchar al lector, yo diría que ese es el punto fuerte de esta autora.

Respecto a esta novela en concreto; pues sí, me ha gustado pero con reservas. Me explico. La novela como ya he dicho es entretenida, ligera, interesante, intrigante… Vaya que es 100% efectiva distrayendo.

Al tratarse de una novela de principios de los ochenta, entiendo que ese toque rancio en los personajes en momento no debió serlo y por eso no lo valoro como negativo. Lo que realmente me ha desagradado es que la trama en algunos momentos es escandalosamente cogida por los pelos; los personajes se quedan con detalles muy, pero que muy, tontos que la autora liga de manera muy fácil con lo que sucede.

En cuanto a todo lo demás se podría decir que sucede con diáfana facilidad; el asesino se conoce desde el minuto 0, todo le sale a pedir de boca, los personajes actúan como esperas que van a actuar. Pero pese a todo eso, lo dicho, es entretenida y tiene un final relativamente sorprendente.

Desconozco si Robin Cook y esta autora son cohetéanos; o si esta mujer se inspiró en alguna de las novelas de él, o viceversa. Sea como fuere en esta ocasión Mary Higgins Clark nos deleita con una intriga médica digna del señor Cook, o la señora Higgins fue la precursora del señor Cook.

La recomiendo si se acaba de salir de alguna lectura mucho más densa y se tiene ganas de desconectar y leer algo sin demasiadas pretensiones.

C.Pérez de Tudela

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario