jueves, 1 de noviembre de 2012

Condenan a una escritora de libros eróticos por plagio

La noticia es algo antigua, es de febrero, pero he querido compartirlo con todos/as vosotros/as porque es interesante que recordemos que TODOS los autores/as tenemos una serie de derechos y hemos de hacerlos valer por encima de todo. 

La personas que estamos dentro del mundo de la creatividad hacemos constantemente cesiones, colaboraciones y multipleas trabajos que van arriba y abajo por la red de redes, o de mail en mail, por ello he creido conveniente recordar que hay gente por ahí con muy poco escrupulo dispuesta a aprovecharse del trabajo de los demás sin miramientos. 

Y por ello hemos de estar alerta y avisarnos. Tenemos que eriguirnos los guardianes de nuestro producto e interiorizar que hoy me puede pasar a mí, pero mañana te podría pasar a ti. AYUDEMONOS. 

Condenan a una escritora de libros eróticos por plagio

Un juez de Barcelona ha condenado a la escritora de novela romántica y erótica Carmen Robles a indemnizar con 12.255 euros a la autora Sonia Urbino por plagiar un libro suyo en sus dos novelas.

En su sentencia, el juzgado mercantil número 5 de Barcelona declara que las obras de Carmen Robles '¿Cómo aman las mujeres?' y 'Estel, Amor y Miseria' han infringido los derechos de autor de Urbino sobre su obra 'Finos encajes en mi piel desnuda', y condena a las editoriales a retirarlos del mercado.

El fallo deriva de la demanda que la autora Sonia Urbino presentó en septiembre de 2010 por infracción a los derechos a la propiedad intelectual, al considerar que las novelas erótico-románticas publicadas por Carmen Robles, de la que se vendieron medio centenar de ejemplares, eran una mera copia de su novela.

El juez ha condenado a Robles en base a un informe pericial que detectó en sus dos novelas, publicadas por las editoriales Cálamo y Dédalo, 188 coincidencias respecto a la de la demandante en relación con el tema, los personajes, el tiempo y las técnicas narrativas.

El informe señala otras 23 coincidencias en recursos narrativos, 67 símbolos, 8 figuras retóricas y 9 recursos lingüísticos y concluye que Robles copió "profusa y extensamente" las obras de Urbino, en entre un 65 y un 68 por ciento.

La sentencia remarca un indicio revelador de dicho plagio: el manuscrito de una de las novelas de Robles contenía un error de concordancia -mencionaba equivocadamente a los abuelos paternos en vez de los maternos- que "sorprendentemente" también contenía la obra de la demandante.

El juez cree que la autora del libro original, defendida por el letrado Jordi Romaní, tiene derecho a ser resarcida económicamente por el "enriquecimiento injusto por aquellos que han explotado la transformación de unas obras a costa de los derechos del titular".

Carmen Robles, vicepresidenta de la ONG Cooperació Activa, cedió cada euro de sus libros a una asociación contra la mutilación femenina, pero la sentencia deniega a la demandante la cantidad correspondiente a las donaciones, porque la propia presidenta de la asociación manifestó al juez que nunca recibió nada de la escritora.

El juez tampoco accede a la pretensión de la demandante de que se publicara su sentencia en dos periódicos de tirada nacional, porque, en su opinión, se trataría de una medida "absolutamente desproporcionada" dada la falta de notoriedad de las obras impugnadas.

Sonia Urbino alegaba en su demanda que la propia autora confesaba el plagio en la nota que abre su página web oficial: "Un día durante una sobremesa, se me ocurrió criticar una novela que estaba leyendo por su falta de tacto y lenguaje obsceno a la hora de hablar de sexo. Casi todos estuvieron de acuerdo, y alguien con mala idea, preguntó: '¿Podrías mejorarlo?' Mordí el anzuelo, y dije, sí".

Sin embargo, para el juez, "ello en ningún momento puede ser tenido en cuenta como un reconocimiento del plagio por la demandada, puesto que no hace referencia a la obra de la señora Urbino".

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario