miércoles, 26 de septiembre de 2012

¿Qué es la Resiliencia?


¿Qué es y en qué consiste?
La resiliencia es la capacidad para afrontar la adversidad y lograr adaptarse bien ante las tragedias, los traumas, las amenazas o el estrés severo.
Ser resiliente no significa no sentir malestar, dolor emocional o dificultad ante las adversidades. La muerte de un ser querido, una enfermedad grave, la pérdida del trabajo, problemas financiero serios, etc., son sucesos que tienen un gran impacto en las personas, produciendo una sensación de inseguridad, incertidumbre y dolor emocional. Aún así, las personas logran, por lo general, sobreponerse a esos sucesos y adaptarse bien a lo largo del tiempo.
El camino que lleva a la resiliencia no es un camino fácil, sino que implica un considerable estrés y malestar emocional, a pesar del cual las personas sacan la fuerza que les permite seguir con sus vidas frente la adversidad o la tragedia. Pero, ¿cómo lo hacen?
La resiliencia no es algo que una persona tenga o no tenga, sino que implica una serie de conductas y formas de pensar que cualquier persona puede aprender y desarrollar.
¿Qué contribuye a que una persona sea más resiliente?
  • El apoyo emocional es uno de los factores principales. Tener en tu vida personas que te quieren y te apoyan y en quien puedes confiar te hace mucho más resiliente que si estás solo.
  • Permitirte sentir emociones intensas sin temerlas ni huir de ellas, y al mismo tiempo ser capaz de reconocer cuándo necesitas evitar sentir alguna emoción y centrar tu mente en alguna distracción.
  • No huir de los problemas sino afrontarlos y buscar soluciones. Implica ver los problemas como retos que puedes superar y no como terribles amenazas.
  • Tomarte tiempo para descansar y recuperar fuerzas, sabiendo lo que puedes exigirte y cuándo debes parar.
  • Confiar tanto en ti mismo como en los demás.
¿En qué nos puede ayudar?

Desarrollar una personalidad resiliente nos evitará muchos disgustos, eso esta claro. Pero más allá de eso, ser resilientes nos cambiará, aumentará nuestras capacidades y gracias ello desarrollaremos por completo nuestro potencial. Vivir límite y no rompernos nos hará flexibles, adaptables, nos convertiremos personas intuitivas capaces de aprender de lo que sea, cambiará nuestro punto de vista sobre todo y obtendremos una nueva perspectiva mucho más elevada... ¿Está claro pues que no perdemos nada por trabajar sobre ello? ¡Animaos! 

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario