jueves, 6 de septiembre de 2012

Reseña: Copas para tres - Madeleine Wickham

Introducción:

Una de las ventajas de leer a Sophie Kinsella (que es el seudónimo de Madeleine Wickham) es que tú sabes que por muy malo que sea el libro nunca será horroroso. Al fin y al cabo es una de las reinas de la chick lit, una autora que lleva ya tiempo en la brecha y que es considerada una de las grandes. Últimamente da bastante por saco leer de este tipo de literatura porque muchas se han creído que todo el campo es orégano y que con poner cuatro tópicos uno detrás del otro ya tienen una novela. Y va a ser que no. Incluso en este género tan ligero las hay buenas, malas y regulares. 

Esta novela me ha gustado bastante. Es un alivio volver a leer chick lit decente porque ya estaba un poco aburrida de no encontrarme más que malos libros del género. No creo que sea su mejor novela, pero está bastante bien. Y sobre todo, por lo que costó, está todavía mejor. 

Sinopsis:

Maggie, Roxanne y Candice son compañeras de trabajo en una revista y además amigas. Acostumbran a quedar a tomar cócteles una vez al mes en el Manhattan. Pero las cosas están a punto de cambiar mucho ya Maggie está embarazadísima y va a comenzar su baja maternal. El día de su última reunión antes del parto, Candice reconoce a la camarera: es Heather, una compañera de colegio suya. El padre de Candice arruinó a la familia de Heather y ésta tuvo que dejar el colegio repentinamente, así que a Candice la conciencia le remuerde. No es que tuviera ella culpa, pero siente que tiene que hacer algo por Heather y la colocará como ayudante de redacción en la revista.

Personajes:

La novela está construida en torno a las historias de las tres, que no están pasando ninguna por su mejor momento.

A MAGGIE la maternidad le viene aparentemente demasiado grande. Es una mujer triunfadora en su vida profesional, dirige con tino la revista donde trabaja y es una persona muy respetada. Pero sin embargo, no consigue hacerse con su pequeña hijita Lucia. En realidad lo que tiene es una depresión postparto de caballo.

Es una historia que me ha gustado mucho sobre todo porque me ha parecido muy real. Ella intenta tapar lo mal que se siente, lo patosa que se nota. Se “supone” que la maternidad es maravillosa. ¿Por qué ella es incapaz de hacer con soltura lo que hace todo el mundo? No quiere quejarse y claro, las cosas se van acumulando hasta llegar a una situación insostenible. Está la cosa de las expectativas. Cree que todo el mundo espera unas cosas de ella y luego en la realidad las cosas no son así. 

Me ha parecido muy interesante la historia de la depresión postparto porque es bastante más común de lo que nos creemos y no es tan habitual verla reflejada en un libro de literatura de mujeres. Parece que todas tenemos que querer a nuestros hijos apenas los vemos y que los primeros meses son un camino de rosas, cuando muchas veces se producen problemas como los que afligen a Maggie. 

ROXANNE es la más liberal de las tres. Tiene una historia con un hombre casado hace muchos años pero lo lleva en absoluto secreto. Ni sus amigas saben quién es: siempre se refieren a él como “Don Casado y con hijos”. No voy a contaros más de esta historia porque no veo el modo de hacerlo sin destripar la trama y no quiero. Sólo diré que afortunadamente tampoco es demasiado tópica.

La historia de CANDICE es la que supuestamente vertebra el libro. Ella tiene muchos remordimientos por lo de su padre, pese a que no tendría porqué. Cuando su padre arruinó a la familia de Heather, Candice estaba en el colegio, era una cría. Como le dicen sus amigas, está bien que lo sienta y que trate de ayudarla, pero no puede culparse de algo de lo que no fue responsable. Pero Candice es demasiado buena persona y trata de acallar su conciencia haciendo un exceso de cosas por Heather. La coloca en su revista, la lleva a vivir con ella y poco a poco esto hace que se distancie de sus amigas. Maggie y Roxanne no tienen ninguna prueba de nada, pero presienten que Heather no es buena persona, como efectivamente se demuestra.

Crítica:

Es un libro bastante interesante y para ser aparentemente ligero tiene más miga de la que se pueda creer. De las tres historias, me parece la más previsible la de Candice sin duda. Se supone que tendría que ser la principal y la más sorpresiva, pero sinceramente a los dos segundos ya sospechas que Heather no es trigo limpio y lo que viene a continuación no te pilla por sorpresa. Pero en cambio las historias de Maggie y Roxanne sí que me han parecido bastante frescas y no contadas tantas veces. 

No creo que sea el mejor libro de la Kinsella / Wickham (que tanto da lo uno que lo otro) pero como he dicho cualquiera de ella mantiene un nivel bastante superior al del género en global. Yo me lo leí en una sentada, en un par de horas a lo sumo. Son unas 300 y pico páginas de lectura muy fresca, rápida y relajada. Casi te dan ganas de prepararte una de las deliciosas bebidas que nombran en el libro para tomártelo al mismo tiempo. 

Te hace sonreír, toca temas interesantes, es ágil, con sus puntos de humor… vale, no es una obra maestra, pero me costó tirada de precio y cumple a las mil maravillas su función de usar y tirar. Yo no me he sentido estafada, que es más de lo que puedo decir últimamente con el género.


Reacciones:

1 comentario:

  1. Coincido con Lyly. Yo también lo leí. No es de los mejores de Kinsella pero está bien. No piensas que has perdido el tiempo leyendote este libro

    ResponderEliminar